Los activos financieros de las familias españolas sumaban 1,91 billones de euros, lo que representa un incremento del 8,5% con respecto a los 1,76 billones de 2006, según datos de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco). Este crecimiento es el menor de los últimos cinco años, ya que en 2006 el incremento fue del 14%, en 2005, del 10%, y en 2004, del 29%.