Invertir en Socimis del MAB se ha convertido en toda una tendencia para los inversores. Prueba de ello son las cifras de cotización con las que, en los últimos días, cierra la bolsa. Asturias Retail, Zaragoza Properties, Domo Activos y Trajano Iberia han sido las cuatro Socimis que más han subido en el MAB, del total de los 95 valores que cotizan, si tenemos en cuenta las cifras de los últimos días.

¿Sus nombres? Asturias Retail, Zaragoza Properties, Domo Activos y Trajano Iberia. Se trata de cuatro sociedades que se dedican a la inversión en inmuebles destinados al alquiler. Todas ellas, Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria, han sido las Socimis que más han subido en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), liderando el aumento en la cotización del total de las 95 entidades que cotizan en el MAB, en el día de ayer, 25 de junio, siguiendo la tónica general en los últimos días.

Socimis Asturias Retail, Zaragazo Propert, Domo Activos y Trajano Iberia en el MAB

En concreto, Asturias Retail alcanzó los 33,600 euros por acción, lo que supone una subida en sus títulos del 46,09%; Zaragoza Properties cotizó a 25,400 euros, lo que le valió un incremento en del 27,00% en el parqué; las acciones de Domo Activos alcanzaron los 2,400 euros, lo que le supuso un alza del 9,09%; y Trajano Iberia logró 12,800 euros por acción, subiendo un 6,67%.

Si tenemos en cuenta los datos semestrales, la cotización de las cuatro Socimis ha sido, igualmente, al alza. Los títulos de Asturias Retail han subido en el MAB un 45,81%, los de Zaragoza Properties un 27,27%, los de Domo Activos un 13,12 y los de Trajano Iberia un 12,2%.

Invertir en Socimis, tendencia para los inversores

Y es que, invertir en Socimis está de moda. Se trata de un producto bien diseñado que, tras las últimas reformas, ha tenido gran éxito en nuestro país al ofrecer una rentabilidad fiscal mayor que la renta variable y permitir unos resultados interesantes. Tanto los propios grupos inmobiliarios, como gestoras e inversores extranjeros, ven en ellas un instrumento más líquido que comprar en el mercado inmobiliario.

“Al inversor le permite invertir una cantidad de dinero sin necesidad de comprar el activo inmobiliario y acceder a la rentabilidad de ese activo, porque la Socimi está obligada a difundir una parte de su rentabilidad como dividendo. Es decir, le permite acceder a esta reactivación del mercado inmobiliario, pero escogiendo bien su perfil de inversión, dónde quiere invertir y el nivel de riesgo que quiere acometer”, explicaba el pasado mes de mayo Álvaro Castro, Director de Supervisión y Consejero de MAB, a Estrategias de Inversión.

Su régimen fiscal especial y fácil accesibilidad para los inversores, convierten a las Socimis en un canal que permite ir aumentando capital y, por tanto, crecer. Otros puntos a su favor son que poseen unos niveles de deuda muy controlados y su transparencia a la hora de presentar resultados.

Las Socimis prefieren el MAB

MABEn total, son ya 52 las Socimis admitidas a negociación en el MAB, tras la entrada de Única Real-Estate el 27 de junio de este 2018, mientras que hay 5 grandes que cotizan en el Mercado Continuo: Merlin Properties, Colonial, Hispania Activos, Axiare Patrimonio y Lar España

El motivo por el que las Socimis prefieren el MAB reside en que es un modelo más sencillo, flexible y con menos requerimientos de capital que el Mercado Continuo. “Las Socimis del MAB son de varios tipos: desde las que capitalizan unos 10 millones de euros, que son las más pequeñas; las hay también en la banda de entre 100 y 200 millones que son la mayoría; y tenemos dos o tres más grande”, constata Álvaro Castro.

No obstante, para poder acceder al MAB es requisito imprescindible tener la asistencia, dirección y control de un asesor registrado. Además, se exige un nivel de trasnparencia -los resultados de las compañías deben presentar informes de cuentas cada 6 meses- y sus inmuebles tienen que estar, al menos, tres años de explotación en arrendamiento antes de poder ser vendidos, 7 años para desarrollos propios. También es cierto que tributan al 0% sobre los beneficios cosechados, pero siempre y cuando cumplan todos los requisitos exigidos, ya que si no lo hacen al 19%.

Especialización y concentración

El objetivo de este tipo de sociedades está claro: la compra, promoción y rehabilitación de activos, principalmente residenciales, ya sea para alquiler o como forma de participación en el capital de otra Socimi.  Y sus obligaciones también: requieren un capital social mínimo de 5 millones de euros y se les exige cotizar en mercados regulados, así como el reparto obligatorio de al menos el 80% de su rendimiento entre sus accionistas en forma de dividendos.

Sin embargo, y aunque su principal apuesta siga siendo el mercado residencial, en los últimos años estas sociedades han integrado en sus carteras activos de diferentes tipos como logístico, oficinas o centros comerciales.

Así, las previsiones vaticinan que el sector de las Socimis tenderá a la especialización, aunque es probable que no todas sobrevivan como tal, ya que algunas tienen dificultades para captar fondos y no todos los inversores están dispuestos a apostar por cualquier cosa. “Las Socimis tenderán más a especializarse en activos concretos, como los hoteles, gasolineras o centros comerciales”, explicaba el pasado mes de abril, Nicolás Díaz Saldaña, director de Gestión de Alquileres de Sareb, en el  IV Foro Abierto de Valoración. “Esta especialización es un síntoma de la madurez del sector y permite además optimizar los costes de gestión de ests sociedades”, que añadía que “otra de las tendencias que se verán será la concentración, es decir, la unión de unas Socimis con otras firmas del sector”.