Las constructoras Cresme, Alicer y Construcciones 2000 han sido declaradas en concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos) por juzgados de lo mercantil de las provincias de Alicante y Zaragoza, respectivamente. Los acreedores de estas firmas contarán con un plazo de un mes para comunicar los importes que les adeudan estas empresas a las respectivas administraciones concursales a partir de la publicación hoy en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de sus concursos. En el caso de Construcciones Cresme, ha sido declarada en concurso necesario por el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Alicante, donde la empresa tiene su sede social. Asimismo, Construcciones Alicer Obras y Servicios, también tiene su sede en Alicante, y ha sido declarada en suspensión de pagos por el mismo Juzgado, el número 2 de los Mercantil de Alicante. En este caso solicitó el concurso Hormigones y Transportes Tonimar.