Llega el rebote a Wall Street después de los dos peores días de cotización para el S&P 500 desde el pasado mes de noviembre. A falta de resultados empresariales relevantes, los accionistas apuesta por la compra de Hewllet Packard tras la presentación de sus cuentas este jueves. Mientras, la conocida como “guerra fría” de divisas parece que empieza a calentar motores. 

Es el análisis de la cadena estadounidense CNBC que recoge la opinión de los analistas, en esta ocasión, coinciden en que “la batalla ha llegado a su peor momento bajo la dirección del primer ministro de Japón, Shinzo Abe”. En estos momentos, el yen cotiza en su cruce con el dólar en los 93 dólares, mientras que el euro/yen se coloca en el 122,8 al cambio. Por su parte, el par más cotizado, el cruce euro/dólar mantiene su nivel en el 1,3173.

Los futuros de la bolsa neoyorquina repuntan esta última sesión de la semana y lo hacen en el entorno del medio punto porcentual. Las ganancias son muy similares en los tres principales índices bursátiles, suman cerca del 0,40% lo que lleva al S&P 500 a recuperar el nivel de los 1.507 puntos. El Dow Jones de industriales se coloca en los 13.928 enteros, mientras que el tecnológico Nasdaq salta a la zona de los 2.724 puntos.

A falta de importantes resultados empresariales y con un 68,4% de las compañías del S&P 500 habiendo superado las expectativas del mercado, Hewllet Packard destaca en la preapertura con una subida del 2,9% después de dar a conocer sus cuentas trimestrales.

Insurer American International Group (AIG.) dio a conocer sus resultados también batiendo las expectativas y a esta hora sus acciones suman un 4,2%. Es más, la compañía ha arrebatado a Apple la posición de ser el valor favorite de las carteras de los fondos de inversión. El gigante de la manzana acumula una corrección en lo que llevamos de 2013 del 18,7% hasta los 446 dólares sus títulos, frente a los 549 dólares del segundo de enero.

Todavía en terreno empresarial Citigroup ha anunciado que revisará el plan de pagos a los ejecutivos y directivos de la empresa con el objetivo de ligar el comportamiento de la acción a la rentabilidad.

Los bonos estadounidenses a diez años cotizan en el 1,98% de rentabilidad, mientras que la onza de oro se mantiene en el nivel de los 1.578 dólares con el barril de petróleo americano en los 93,11 dólares, subiendo ligeramente un 0,29%.