La reaseguradora alemana Munich Re no confía en poder mantener sus previsiones de beneficios ante el aumento de las catástrofes naturales.
La compañía alemana Munich Re ve peligrar sus previsiones de beneficios de 2.400 millones de euros para este año ante el aumento de las catástrofes naturales, informó hoy la empresa con sede en Múnich, al sur de Alemania.

Las graves inundaciones registradas a principios de año en Australia y el terremoto de Nueva Zelanda han supuesto ya un coste de 1.100 millones de euros para la reaseguradora, dos terceras partes de lo que Munich Re tuvo que abonar en todo el año 2010 para cubrir los daños de las catástrofes naturales en el mundo.

El presidente del Consejo de Administración de la reaseguradora, Nikolaus von Bormhard, señaló que las catástrofes de Australia y Nueva Zelanda han agotado ya el presupuesto inicial de 1.000 millones de euros para la cobertura de ese tipo de daños.