El número de bancarrotas empresariales en Japón creció un 8,4 por ciento interanual durante abril hasta superar las 1.200 empresas por primera vez en cuatro años. Según el grupo de investigación de empresas niponas Tokyo Shoko Research, las deudas acumuladas por las compañías en bancarrota durante abril ascendieron a 718.090 millones de yenes (6.949 millones de dólares) y afectaron a 1.215 empresas. Los resultados salen a la luz en un momento de inestabilidad económica mundial y coinciden con la publicación de los resultados financieros de la mayoría de las empresas niponas, con motivo del final del año fiscal a finales del pasado marzo.
Muchas de las grandes compañías niponas han registrado un aumento de su beneficio neto, pero sus previsiones de ganancias para el próximo año fiscal son mucho menos alentadoras. Además del aumento en el número de las empresas que han quebrado, la cantidad de la deuda acumulada subió por cuarto mes consecutivo en abril y superó la línea de los 500.000 yenes (4.839 dólares) por primera vez en tres meses. Se trata de un incremento interanual de la deuda del 16,5 por ciento, la segunda cantidad más elevada que se ha registrado durante los últimos doce meses. La inmobiliaria KR, la más endeudada La bancarrota más grave fue la de la inmobiliaria tokiota KR, que generó deudas de hasta 167.700 millones de yenes (1.622 millones de dólares), un cuarto del total de la deuda contraída en abril. Las compañías de crédito fueron las mayores perjudicadas después de haber sido demandadas por los consumidores ante la elevada cantidad de intereses de devolución que les pedían, según el informe de Tokyo Shoko recogido por Kyodo. El informe destacó además las bancarrotas de algunas estaciones de servicio, afectadas por el descenso temporal de los precios de la gasolina después de que el Senado bloqueara la ley que prorrogaba los impuestos sobre el combustible durante un mes. El endurecimiento de las leyes de construcción, promulgado en junio del año pasado, fue otro de los motivos que hicieron quebrar a algunas empresas niponas. Del total de las compañías en bancarrota, 810 quebraron por una caída de las ventas, superando la banda de las 800 por segundo mes consecutivo