La crisis que atraviesa la economía española también está pasando factura al colectivo de trabajadores autónomos, pues sus bajas al sistema de la Seguridad Social se han disparado entre enero y junio un 35%, situación que ha afectado a todas las comunidades autónomas, según un informe difundido hoy por la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA). En concreto, durante el primer semestre del año un total de 282.940 autónomos se dieron de baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social, cifra superior en un 35,3% a la registrada en igual periodo de 2007, cuando el número de autónomos que cesó en su actividad o cerró su negocio ascendió a 209.145.