El empresario francés Arnaud Lagardere, presidente del grupo que es uno de los principales accionistas de EADS, ha negado en el Parlamento haber cometido un delito de uso de información privilegiada con motivo de la venta de acciones en el consorcio aeroespacial antes de que su valor bursátil cayera. Lagardere ha comparecido ante una comisión del Senado que investiga que una veintena de dirigentes y accionistas de EADS y su filial Airbus vendieran acciones del consorcio en abril de 2006, dos meses antes del anuncio oficial de retrasos en el programa del avión gigante A380, que ocasionó una fuerte caída del valor de los títulos.