La gestora de fondos Morningstar vaticinó en un informe publicado hoy que es muy previsible que la volatilidad se prolongue en el ejercicio 2008. El año 2007 ha sido a juicio de muchos analistas un año difícil a pesar de que las rentabilidades de muchas categorías de fondos indiquen lo contrario, según el informe. Los fondos de acciones españolas, por poner un ejemplo cercano al inversor español, han acumulado una ganancia del 10%, lo que puede parecer poco comparado con las subidas de estos fondos en los últimos años, pero es una rentabilidad superior a la media registrada por la bolsa española en estos últimos 15 años.
Algunas categorías de fondos, sobre todo especializadas en mercados emergentes, han conseguido incluso rentabilidades superiores al diez%, añade la fuente. Pero estos resultados, advierte Morningstar, no muestran el elevado nivel de volatilidad que han sufrido prácticamente todas las categorías de fondos. Un buen ejemplo de ello lo tenemos con los fondos de obligaciones a largo plazo de la zona euro, que muchos inversores consideran como "fondos seguros" por el hecho de invertir en renta fija, perdieron cerca de un 4% entre los meses de marzo y junio; recuperaron un 2,3% en los meses de verano, se dejaron un 0,4% en septiembre y volvieron a ganar un 1,4% entre octubre y noviembre, destaca la fuente. Está claro que nadie sabe qué rentabilidad darán los distintos tipos de activos a lo largo del 2008, advierte la gestora, por lo que considera fundamental saber qué distribución de activos (porcentaje de renta variable, de renta fija, de efectivo,) se adapta mejor a las expectativas de rentabilidad y riesgo a largo plazo.