La venta de viviendas en el Reino Unido puede caer al menos un 40% este año, mientras que los precios lo pueden hacer un 5%, según un informe del colegio profesional británico de peritos (RICS, en ingles) publicado hoy. El informe indica que su previsión de bajada de precios, que podría llegar a alcanzar el 7%, es "relativamente moderada" si se compara con la subida de la última década, cuando la vivienda casi triplicó su precio. El RICS señala que es más "preocupante" la caída en el número de transacciones, que podría afectar a toda la economía, especialmente a los sectores relacionados, como los proveedores de materiales.