La venta de casas usadas bajó un 0,2% en julio, y los inventarios de casas a la venta subieron un 2,2%, lo que representa el peor panorama del negocio en casi 16 años, informó hoy la Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces.
La venta de casas unifamiliares, condominios y cooperativas de apartamentos cayó a un ritmo de 5,75 millones anuales, después de un ritmo anual de 5,76 millones en junio, y están un 9% por debajo del ritmo de 6,32 millones de unidades que se alcanzó en julio de 2006. El economista principal de la gremio de agentes de bienes raíces, Lawrence Yun, explicó que el negocio de las casas sigue moviéndose, a pesar de las perturbaciones temporales en las hipotecas. "Las ventas de casas probablemente estarían aumentando si no hubiese dudas sobre la liquidez de las hipotecas como las ha habido en los últimos dos meses", añadió. "Algunos compradores con contratos han tenido serias dificultades para conseguir compromisos de préstamos que luego no se concretan a último momento, en tanto que otros compradores potenciales simplemente esperan a que se estabilice el mercado de las hipotecas", según Yun. En julio las ventas de casas unifamiliares bajaron un 0,4% a un ritmo anual de 5 millones de unidades. Los inventarios de casas unifamiliares a la venta equivalieron a un suministro de 9,2 meses al ritmo de ventas de julio, esto es el nivel más alto desde octubre de 1991. El precio medio de venta en julio fue de 228.900, un 0,6% más bajo que en julio de 2006.