Los ministros de Transportes de la UE aprobarán hoy con toda probabilidad reducir al máximo el espacio aéreo cerrado al tráfico por el riesgo de la nube de ceniza volcánica procedente de Islandia y dejarán a las aerolíneas libertad para decidir si vuelan o no, reforzando en todo caso las medidas de seguridad, según informaron a Europa Press fuentes diplomáticas.