El mercado inmobiliario de EE.UU. se está viendo claramente afectado por una tendencia bajista debido a que muchos poseedores de bonos de hipotecas de alto riesgo inundan el mercado con casas ejecutadas a precios bastante inferiores a los que muchos bancos estarían dispuestos a vender, cuenta hoy The Wall Street Journal.