La compañía de artículos de lujo suiza Richemont tuvo un beneficio neto de 1.570 millones de euros en el ejercicio 2007-2008, lo que representa un crecimiento del 18% respecto al periodo precedente. En el ejercicio que finalizó el 31 de marzo de este año, la cifra de negocios aumentó un 10% hasta los 5.302 millones de euros, mientras que el beneficio bruto creció el 11%, hasta alcanzar los 3.405 millones. Los resultados de operación del área de objetos de lujo se incrementaron, a su vez, en un 21% hasta alcanzar los 1.108 millones de euros. Todas las divisiones han participado en el incremento de las ventas durante el ejercicio, ha señalado la sociedad. El grupo, que es propietario de las marcas IWC, Piaget, Cartier, y Montblanc, entre otras, quiere separarse en dos sociedades. La primera consagrará al lujo y estará basada en Suiza mientras que la segunda consistirá en un fondo de inversiones emplazado en Luxemburgo.