La cadena de tiendas de alimentos congelados La Sirena facturó 171,9 millones de euros en el año fiscal cerrado en abril de 2009, lo que significa un incremento del 3,8% respecto al ejercicio anterior, según explicó hoy el director general de la compañía, Francesc Casabella. Las previsiones para abril de 2010 apuntan a alcanzar los 177 millones. Con todo, el resultado neto de la empresa fue negativo, derivado del modelo de deuda del negocio de la compañía, con préstamos y capital riesgo, explicó. El resultado bruto de explotación fue del 9% de la facturación, similar al año pasado, cuando obtuvo un Ebitda superior a los 14 millones de euros.