La riqueza de los estadounidenses se redujo en 1,7 billones de dólares en el primer trimestre de 2008 como resultado de la crisis inmobiliaria y los vaivenes del mercado bursátil, reveló un informe de la Reserva Federal. Esta es la segunda caída consecutiva y la más pronunciada desde 2002, indicó el informe difundido por el organismo que opera como banco central. Otro reflejo de la crisis fue la cantidad de capital inmobiliario acumulado de los estadounidenses que cayó a 46,2%, un nivel sin precedente. Por otra parte, el capital neto de los hogares estadounidenses, es decir la diferencia entre activos y pasivos, sufrió una bajada de 3%, situándose a finales de marzo en 56 billones de dólares.
Según el informe, el valor neto inmobiliario, tanto de residencias como empresas, se redujo en 305.000 millones en tanto que la caída de los activos financieros fue de 1,3 billones. Los principales factores de esa reducción fueron una caída de 556 en los paquetes accionariales y una de 400.000 millones en el valor de los fondos mutuos. La reducción en la riqueza de los estadounidenses sigue a una bajada de 530.000 millones de dólares en el último trimestre de 2007, según las cifras de la Reserva Federal. Hasta ese trimestre, esa riqueza había tenido un aumento consecutivo desde 2003, con un ascenso de casi 31% en los últimos cinco años. No obstante, el gasto del consumidor mantiene su ritmo, pese a las bajadas generales y en los últimos meses los estadounidenses han utilizado más dinero, principalmente para pagar los combustibles cuyo costo se duplicó en el último año. "Los estadounidenses están gastando más y pidiendo más créditos. Pero debido a que los surtidores de combustible se llevan más de su dinero, están comprando menos camisetas", indicó el economista de "Action Economics" a la cadena de televisión CNN. Sin embargo, Scott Hoyt, director de economía de consumo de "Moody's Economy", advierte que ese aumento del gasto puede terminar pronto. "Cuando la riqueza sufre una caída, los consumidores se retraen. Habrá una caída en el gasto", manifestó Hoyt. El informe de la Reserva Federal se dio a conocer en momentos en que muchos economistas indican que el país está en recesión o se encamina a una situación económica de ese tipo.