La reunión entre representantes del fabricante de automóviles Opel y su consorcio matriz General Motors (GM) con el Gobierno federal alemán terminó hoy, como se esperaba, sin resultados concretos con respecto a una posible fórmula de salvación de la empresa. "Todavía hay muchas cuestiones por aclarar", dijo el ministro de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, tras la reunión. Guttenberg aseguró que el Gobierno examinará la situación, pero advirtió de que se trata de una situación altamente complicada. Opel quiere ayuda del Ejecutivo alemán para salir de la crisis en que se encuentra, motivada por varios factores entre los cuales está la mala situación del consorcio matriz y la situación económica en general.