Las obligaciones españolas a diez años ceden una centésima en la apertura de la sesión en el mercado secundario de deuda pública y se colocan en el 4,27 por ciento. Por lo tanto, el precio de estos bonos -que evolucionan en sentido contrario a la rentabilidad- se eleva hasta el 109,71 por ciento, frente al 109,67 por ciento del cierre del viernes. El bono alemán, por su parte, ha comenzado la jornada sin variación alguna con respecto al último cierre, cuando se situó en el 4,12 por ciento.