Una nueva valoración del reciente optimismo sobre la economía global ayudó al dólar a subir hoy en Europa. El yen, al ser otra divisa refugio, también se benefició de la caída del apetito por el riesgo de los inversores.