La producción industrial italiana cayó un 3,5% en el mes de marzo, dejando la tasa interanual en el 2,7%. Esta  cifra se coloca por encima de las previsiones de los analistas, que apuntaban a una caída del 1,8%.