El Indice General de Producción Industrial (IPI) cayó un 13,3% en marzo respecto al mismo mes del año anterior, si bien este descenso se situó en el 2,6% al descontar los efectos del calendario. Según el destino económico de los bienes, las tasas de variación respecto al mismo mes del año anterior fueron de un -16,2% para los bienes de consumo (-23,7% para los bienes de consumo duradero y un -14,8% para los bienes de consumo no duraderos), un -13,4% para los bienes de equipo, un -16,5% para los bienes intermedios y un 3,1% para la energía.
Descontando los efectos de calendario, las tasas interanuales fueron del -4,6% para los bienes de consumo (un -8,2% para los bienes de consumo duradero y un -4% para los bienes de consumo no duradero), un -0,4% para los bienes de equipo, un -6,9% para los bienes intermedios y un 10,2% para la energía. La tasa media del IPI descendió un 3,7% en los tres primeros meses del año respecto al mismo periodo del año anterior. Descontando los efectos calendario, esta tasa media se situó en el -0,2%. La evolución de la tasa media de la producción industrial atendiendo al destino económico de los bienes fue del -4,2% para los bienes de consumo (un -10,4% para los bienes de consumo duradero y un -3,1% para los bienes de consumo no duradero), del -1,9% para los bienes de equipo, del -7,1% para los bienes intermedios y del 4,7% para la energía. Descontando los efectos de calendario, estas tasas medias de los tres primeros meses se situaron en un -0,5% para los bienes de consumo (un -5,5% para los bienes de consumo duradero y un 0,4% para los bienes de consumo no duradero), un 2,4% para los bienes de equipo, un -4% para los bienes intermedios y un 6,9% para la energía.