Niveles previos a la crisis de Irlanda. La prima de riesgo española se mantiene estable en 173 puntos básicos, un nivel similar al registrado en el mes de agosto de 2010, cuando Irlanda solicitó el rescate.

Por su parte, el diferencial de la deuda portuguesa a diez años respecto al bund se situaba en 529 puntos básicos, con una rentabilidad del 8,729%. Asimismo, el spread de los bonos irlandeses se situaba en 577 puntos, con una rentabilidad del 9,240%, mientras que el diferencial de la deuda griega subía a 946 puntos, con un interés del 13,031%.