La petición de rescate de Portugal relaja la presión sobre la deuda española y aleja el fantasma de efecto contagio de nuestra economía.

La prima de riesgo española cae a 179 puntos básicos (pb), con el bono a 10 años en el 5,24%. Además, los bancos se benefician con subidas de más del 1% en bolsa.