La OPEP ha mantenido hoy la ambiguedad sobre el eventual aumento de su oferta, después de que los precios volvieran a retomar la senda alcista al ponerse en duda que el grupo pueda acordar un aumento de su oferta. El presidnet de la Corporación Nacional de petróleo de LIbia, Shokri Ghanem ha indicado que "la OPEP siempre trata de conseguir que la demanda yla oferta estén en equilibrio, de momento" y considera innecesario pactar ahora la cuota de producción de crudo, fijada en 27,25 millones de barriles diarios.
La OPEP mantenía hoy el tono ambiguo en sus mensajes desde Abu Dhabi a los mercados petroleros, donde los precios volvieron ayer a la senda alcista al ponerse en duda que el grupo pueda acordar un aumento de su oferta. La "OPEP siempre trata de conseguir que la demanda y la oferta estén en equilibrio (...) y pensamos que está en equilibrio, de momento", dijo hoy Shokri Ghanem, presidente de la Corporación Nacional de Petróleo de Libia y jefe de la delegación de su país a la reunión extraordinaria que celebra la OPEP mañana en Abu Dhabi. En declaraciones a los periodistas, Ghanem considera innecesario pactar ahora un incremento de la cuota de producción de crudo, fijada en 27,25 millones de barriles diarios (mbd) desde el 1 de noviembre pasado. Ese volumen incluye el bombeo conjunto de diez de los trece países miembros (todos menos Angola, Irak y Ecuador). Mercados bien abastecidos Para el titular libio, los mercados están actualmente muy bien abastecidos, una estimación en la que han coincidido hasta ahora todos sus colegas de esta organización que controla cerca del 40% de la producción mundial de crudo. No obstante, frente a la pregunta de si ve en equilibrio la oferta y la demanda de petróleo en los meses venideros, los de mayor demanda mundial de crudo debido al alto consumo de combustible de calefacción durante el invierno boreal, reconoció no saberlo. "No. No lo sabemos, porque estamos mirando las cifras del mercado muy de cerca". "Pueden ver que los precios están variado mucho hacia arriba y hacia abajo. Los miembros de la OPEP están hablando (entre sí) y si el mercado necesita petróleo, le daremos petróleo", concretó. También su homólogo saudí, Ali I. Naimi, advirtió ayer de que los delegados estudiarán los últimos datos del mercado antes de decidir si reajustan el nivel de sus suministros. "Mañana y al día siguiente tendremos una oportunidad de ver todos los datos, los evaluaremos y decidiremos. Ahora sería muy prematuro (adelantar cuál será la decisión)", señaló Naimi. El presidente de turno de la OPEP y ministro emiratí de Energía, Mohammed bin Dhaen Al Hamili, habló de "otros factores que no están bajo nuestro control" y de la incidencia en los precios del petróleo. Muchos de sus colegas, como los titulares de Venezuela, Argelia, Irán o Qatar, que no han llegado aún a Abu Dhabi, se manifestaron en los últimos días contra el aumento de la oferta, tal y como lo han pedido explícitamente Estados Unidos y la Agencia Internacional de la Energía (AIE). La expectativa de una subida de la producción de la OPEP contribuyó a abaratar el "oro negro" la semana pasada, cuando el crudo de Texas (WTI) cayó casi 10 dólares y se alejó de su máximo histórico, de 99,29 dólares/barril, alcanzado el 21 de noviembre. Los precios iniciaron la semana a la baja y el barril del WTI se vendió el lunes a menos de 88 dólares por primera vez desde el 25 de octubre, pero a lo largo de la jornada retomaron la senda alcista ante las crecientes dudas de que la OPEP incremente su bombeo. Al término de la sesión regular de la Bolsa Mercantil de Nueva York (NYMEX), el barril de petróleo de Texas para entrega en enero se situó en los 89,31 dólares, 60 centavos más que el viernes. En el Intercontinental Exchange Futures (ICE) de Londres, el crudo Brent, referencia en Europa, prolongaba hoy la subida de ayer al comerciarse a 90,13 dólares por barril a las 7.19 GMT, 33 centavos más que al cierre del lunes, cuando recuperó 1,54 dólares frente al viernes.