La morosidad de los créditos concedidos por los bancos, cajas y cooperativas que operan en España a empresas y particulares alcanzó el 4,420 por ciento en abril, un nivel al que no llegaba desde agosto de 1996, según los datos del Banco de españa.