La libra ha subido frente al euro después de que el Banco de Inglaterra publicara unos datos que indican que las subidas de tipos aplicadas el año pasado han tenido poco impacto en el mercado británico de la vivienda. La institución ha revelado que el número de hipotecas concedidas en julio, un importante subíndice para valorar la evolución de las préstamos hipotecarios en los próximos meses, ha sido de nuevo sólido, con un registro de 115.000 en julio, sin variación respecto al dato revisado de junio y muy por encima de los 110.000 esperados por los analistas. La libra ha pasado a cotizar 0,6773 unidades frente al euro, frente a los 0,6784 de antes del dato.