La libra baja ligeramente frente al resto de divisas después de que el Banco de Inglaterra haya decidido mantener el tipo de interés repo, de referencia en el Reino Unido, en el 5,75 por ciento, tal y como se esperaba. El BoE ha publicado un comunicado, algo que no hace habitualmente cuando mantiene los tipos de interés, para explicar que era demasiado pronto para evaluar hasta qué punto las turbulencias de los mercados financieros limitarán la disponibilidad de crédito a las compañías y los hogares. El banco también ha señalado que los indicadores de inflación siguen estando algo elevados, aunque hay síntomas de ralentización del consumo. La libra caía desde los 2,002 dólares antes del dato hasta los 2,020 dólares.