La justicia francesa ha confirmado la decisión de limitar los derechos de voto del presidente de Gecina, Joaquín Rivero, y de su socio Batista Soler pero ha invalidado la decisión de que un funcionario judicial presida la próxima junta general de la compañía, indicó el jueves una portavoz de Gecina.
A solicitud de varios accionistas de Gecina, entre ellos la española Metrovacesa, la Corte de Apelación de París confirmó el miércoles la decisión del Tribunal de Comercio de París de limitar al 20% los derechos de voto de Rivero y Soler hasta julio de 2010 por no haber declarado que habían superado un cierto límite en su participación. Rivero y Soler controlan respectivamente cerca de un 18% y un 15% del capital. Metrovacesa es propietaria de un 26,9% del capital. 

En cambio, la misma Corte de Apelación ha rechazado la decisión de que un funcionario judicial presida la próxima junta general del 15 de junio. La junta será por lo tanto presidida por su presidente, Joaquín Rivero.

No obstante, habrá un funcionario judicial presente en la asamblea para validar la correcta ejecución de la limitación de los derechos de voto, agregó la portavoz de Gecina.