Las compañías biotecnológicas vuelven a convertirse en el objetivo de las empresas farmacéuticas. La japonesa Eisai ha comunicado la compra de la estadounidense MGI Pharma, por un importe de 3.900 millones de dólares, unos 2.660 millones de euros, con una prima del 22,5% respecto al precio de cierre de los títulos de MGI del viernes.