La balanza comercial de la industria automovilística española cerrará 2009 con el primer superávit de los últimos seis años, como consecuencia de la ralentización de la caída de las exportaciones de coches y del fuerte retroceso de las importaciones, especialmente en el ámbito de los componentes para vehículos.



En 2008 se redujo considerablemente el déficit comercial del sector español del automóvil, al bajar un 82,1%, hasta 706,6 millones de euros, debido a la abrupta caída de las importaciones provocada por el desplome de las matriculaciones en la segunda mitad del ejercicio.

Entre los años 2000 y 2003, la balanza comercial de la industria automovilística registró saldos anuales positivos, pero la tendencia se rompió en 2004 y desde entonces siempre se había registrado saldos negativos, hasta alcanzar un déficit récord en 2007, con más de 8.000 millones de euros.

En los diez primeros meses de 2009, la industria de automoción registra un superávit de 1.171,2 millones de euros, con un saldo positivo de 4.765,6 millones de euros para el apartado de automóviles y motocicletas, y con un déficit de 3.594,4 millones en el de componentes para vehículos, según datos del Ministerio de Industria recogidos por Europa Press.

Las exportaciones del sector generaron 22.816,8 millones de euros entre los pasados meses de enero y octubre, un 20,3% menos, con un descenso del 14,9% en el apartado de automóviles y motocicletas (16.043,6 millones) y un retroceso del 30,7% en el de componentes (6.773 millones de euros).

Por su parte, las importaciones se redujeron un 26% en los diez primeros meses del año, con 21.645,6 millones de euros, de los que 11.278 millones corresponden a automóviles y motos (-21,3%) y los 10.367,6 millones restantes a componentes (-30,6%).

Entre los pasados meses de enero y octubre, la automoción concentró el 17,5% de las exportaciones totales del comercio exterior español y el 12,6% de las importaciones.