La filial española del grupo bancario británico Barclays registró un beneficio neto atribuido de 20,9 millones de euros en los seis primeros meses del año, lo que supone un 70,8% menos que en el mismo periodo de 2008, informó la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Los resultados de la entidad reflejan el impacto negativo de la dotación destinada a provisiones, que sumó 9,4 millones de euros, seis veces más que en los seis primeros meses de 2008.