La división mexicana del mayor banco español, Banco Santander, planea crecer este año acudiendo a los clientes que ya tiene y a los mercados con escasez de servicios, como el de pequeñas empresas, a pesar de que la economía sufre su peor recesión en más de una década. Marcos Martínez, consejero delegado de Grupo Financiero Santander, indicó en una entrevista concedida recientemente que el banco desea mejorar sus lazos con los 5 millones de clientes -de un total de 8 millones- que utilizan regularmente sus productos y servicios.
"Esto es muy importante en tiempos como estos; (...) cómo convertirnos en el principal banco (de nuestros clientes) y no en el segundo o tercero. No es el mejor momento para buscar muchos clientes nuevos", explicó.

El banco también seguirá con las medidas de recorte de costes que puso en marcha en 2008, ya que Martínez espera una reducción de los gastos del 2% este año.

La economía de México probablemente registrará su mayor contracción desde 1995 -cuando la crisis financiera nacional provocó la devaluación del peso y una oleada de quiebras de bancos- porque la recesión mundial ha dañado al comercio y las inversiones del exterior.

El brote de gripe H1N1 a finales de abril y principios de mayo, que barrió el turismo internacional del país y llevó a las autoridades a suspender las actividades económicas no esenciales durante cinco días también pasará factura a la ya maltrecha economía.

El ministro de Finanzas, Agustín Carstens, dijo la semana pasada que la economía podría contraerse hasta un 5,5% este año debido a la crisis internacional y a la epidemia de gripe.

Aún así, la última previsión de Santander habla de una expansión del 10% en su cartera de créditos en 2009, sin contabilizar su problemático negocio de tarjetas de crédito, por el aumento de los préstamos hipotecarios, comerciales y a pequeñas empresas.

"Aunque hemos avanzado en el segmento comercial en los últimos años, sigue habiendo un número importante de empresas con las que no trabajamos y que tienen buen riesgo crediticio", dijo Martínez.

El banco prevé que los préstamos de tarjetas de crédito caigan entre un 20% y un 25% este año, ya que está limpiando su cartera y se muestra más cauto a la hora de conceder nuevos créditos por el incremento de los impagos.

Los impagados de las deudas contraídas con tarjetas de crédito en la filial de Santander aumentaron al 10,9% a finales de abril, desde el 8,2% de junio de 2008, según datos de la comisión nacional de banca y valores. El ratio de morosidad del banco aumentó al 3,6% desde el 2,8% en el mismo periodo del año anterior.

Santander es el tercer banco en México, con créditos por valor de 219.130 millones de pesos mexicanos, depósitos por 269.470 millones de pesos y 993 sucursales.

Bank of America ostenta un 24,9% de Grupo Financiero Santander, inversión estratégica que el banco estadounidense recientemente valoró en US$2.200 millones.