La Reserva Federal no modifica su programa de compra de activos QE2 valorado en 600 billones de dólares.

Hasta el mes de junio estará comprando bonos. Además, conserva el precio del dinero en Estados Unidos en la franja 0% - 0,25%. También confirma que los tipos de interés se mantendrán por un periodo de tiempo prolongado en niveles muy bajos.

La institución presidida por Ben Bernanke señala que "la recuperación económica está en una posición más firme y las condiciones generales en el mercado laboral parecen estar mejorando poco a poco".  Aunque alarma de que el sector inmobiliario sigue estando bajo presión y que la inversión en estructuras residenciales es todavía débil.