Los anuncios de ayer de la Fed sobre sus líneas de crédito y canjes fueron "pequeños pasos hacia una estrategia de salida", afirma Drew Matus de BofA-Merrill. "Si bien prácticamente no reducen la liquidez disponible en el mercado, sí resaltan que la necesidad de reducir el monto de la hoja de balance de la Fed es una preocupación clave para la Reserva Federal". Y tal vez más importante, agrega, la extensión de estos programas hasta entrado febrero del 2010, sugiere que un aumento de las tasas de interés antes de la reunión de marzo del 2010 del FOMC "es mucho menos probable".