Bancos de todo el mundo han reducido sustancialmente su exposición a Grecia, Irlanda y otros países con problemas, lo que podría aliviar el temor a una nueva crisis bancaria. 

Ante los problemas de deuda soberana que se viven en Europa, los bancos alrededor del mundo, como pública The New York Times citando un informe, reducen su exposición a la deuda de Grecia, de Irlanda así como de otros países en problemas. Todo ello con el objetivo de aliviar los temores ante una nueva crisis bancaria.

En su informe trimestral, el Banco de Pagos Internacionales, asegura que la exposición de los bancos extranjeros a la deuda pública en Grecia, Irlanda, Portugal y España se redujo en 44 mil millones de dólares, o 14 por ciento, en los tres meses hasta junio, en comparación con el trimestre anterior, con el ajuste efectos cambiarios.

No obstante, los datos del Banco de Pagos Internacionales, que actúa como cámara de compensación para los bancos centrales de todo el mundo, también podría plantear algunos interrogantes acerca de cómo gran parte de los activos dañados simplemente han sido absorbidas por el Banco Central Europeo.

Desde que la E.C.B. comenzó a intervenir en los mercados de bonos en el mes de mayo, los bancos y otras instituciones han aprovechado la oportunidad para deshacerse de sus tenencias de deuda de Grecia, Irlanda y Portugal.