El pleno del Parlamento Europeo diluyó hoy los planes de la Comisión de crear una Autoridad Europea del Mercado de las Telecomunicaciones que supervise el funcionamiento de la competencia en el sector por considerarla innecesaria. En su lugar, propuso poner en marcha un Consejo de Reguladores, que será un órgano más pequeño integrado por los 27 reguladores nacionales. Los eurodiputados sí que aprobaron la otra medida estrella prevista en la reforma del sector de las telecomunicaciones que ha propuesto Bruselas. Se trata de dar poderes a los reguladores nacionales para que puedan forzar a los operadores dominantes, como Telefónica en España, a separar el departamento de servicios y el de gestión de redes para estimular la competencia.