El Producto Interior Bruto (PIB) de Francia concluyó 2009 con un retroceso del 2,2%, su mayor caída desde la Segunda Guerra Mundial, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INSEE), que confirmó una expansión de la actividad del 0,6% en el cuarto trimestre del año pasado.
De este modo, la economía francesa encadenó tres trimestres consecutivos con incrementos de la actividad, tras los aumentos del 0,3% y del 0,2% en el segundo y tercer trimestre respectivamente.