El crecimiento de la economía francesa será más débil de aquí a finales de año y no superará el 1,6% para el conjunto de 2008, según los datos de coyuntura publicados por el Instituto nacional de Estadística y Estudios económicos (Insee). Este organismo prevé un crecimiento del 0,2% en el segundo trimestre y un estancamiento en el tercero para repuntar ligeramente, un 0,2%, a finales de año. La principal causa del menor crecimiento hay que buscarla en la inflación, que alcanzará el 3,2% en 2008, si el barril de petróleo se mantiene en el entorno de los 130 dólares y que se aleja de la previsión gubernamental, que habla de una inflación media del 2,2% con un Brent a 100 dólares. La cotización del euro tendrá igualmente un impacto negativo sobre el conjunto del año.