La economía alemana sufrió en 2009 una contracción del 5,0%, lo que representa la recesión más grave desde el final de la II Guerra Mundial. La recesión más grave de la historia de la postguerra en Alemania se había dado en 1975, como consecuencia de la crisis del petróleo, cuando el PIB tuvo una caída del 0,9%.
Así lo informó hoy la Oficina Federal de Estadística, confirmando las estimaciones del Gobierno y de la mayoría de los expertos. En 2008, el PIB alemán había crecido un 1,3%. Pese a la gran caída del PIB -que en buena parte es vista como una consecuencia de la crisis financiera y económica mundial- en la segunda mitad del año ya se dieron algunos síntomas de mejoramiento.

En el segundo trimestre, después de una fuerte caída en el primero, el PIB tuvo un aumento del 0,4% y en el tercer trimestre el aumento fue del 0,7%.

Las cifras de la parte final del año hacen que los expertos crean que la economía sigue recuperándose y que en 2010 vuelve a haber crecimiento.

Los pronósticos de crecimiento del PIB oscilan entre el 1,6% y el 2,3%.