Así lo informó hoy la Oficina Federal de Estadística, confirmando las estimaciones del Gobierno y de la mayoría de los expertos. En 2008, el PIB alemán había crecido un 1,3%. Pese a la gran caída del PIB -que en buena parte es vista como una consecuencia de la crisis financiera y económica mundial- en la segunda mitad del año ya se dieron algunos síntomas de mejoramiento.

En el segundo trimestre, después de una fuerte caída en el primero, el PIB tuvo un aumento del 0,4% y en el tercer trimestre el aumento fue del 0,7%.

Las cifras de la parte final del año hacen que los expertos crean que la economía sigue recuperándose y que en 2010 vuelve a haber crecimiento.

Los pronósticos de crecimiento del PIB oscilan entre el 1,6% y el 2,3%.