La rentabilidad de las obligaciones españolas a diez años bajaba una centésima en la apertura del mercado secundario de deuda pública y se situaba hasta el 4,25 por ciento. Por lo tanto, el precio de estos bonos, cuya evolución es inversa a su rendimiento, subía hasta el 102,83% desde el 102% del último cierre. En cuanto a los bonos internacionales que muchos inversores emplean como referencia, el rendimiento del alemán a 10 años también bajaba una centésima, igual que el español, hasta el 3,58%, en tanto que el bono estadounidense se situaba en el 3,42%. Respecto a los futuros sobre estos dos bonos, el precio del alemán bajó al 119,83%, mientras el estadounidense quedó situado en el 119,10% desde el 120% de ayer.