El mes de diciembre fue el mes de la renta variable española. Así parecen mostrarlo los últimos datos publicados por BME: el volúmen de negociación en el último mes del año subió un 36% respecto a diciembre de 2008. Una cifra que sin embargo cambia si se mira con la perspectiva del conjunto del año para el que el volúmen se redujo un 27.8%. Unas cifras que presentan a un claro ganador:  la deuda corporativa.

Parece que las dudas y la volatilidad no consiguieron convencer a los inversores de que debían estar fuera de la renta variable española. La bolsa española negoció en el mes de diciembre un 36% más de efectivo que en el mismo período de un año antes, según BME. Una cifra que cambia si se habla del conjunto del año, cuando el efectivo alcanzó los 897.158 millones de euros, un 27.8% menos que en el ejercicio anterior. La propia bolsa concreta que en el mes de diciembre "se han intermediado 7.953 millones de títulos, lo que representa un 9,9% más que en el mismo mes de 2008. El número de títulos negociados en el año alcanza los 114.185 millones, un 4,6% menos que en el ejercicio 2008".

Las cifras también aplauden al número de negociaciones en el segmento de fondos cotizados (ETF). En el mees de diciembre sumaron un total de 3.966, un 43% sobre la cifra de diciembre de 2008 y el volumen negociado se ha situado en 303.9 millones de euros. El total de negociaciones en el año superó en un 99% a las realizadas un año antes mientras que el volúmen negociado alcanzó una cifra acumulada de 3.470 millones de euros.

El dinero fluyó y lo hizo también entre activos "más arriesgados" como los warrants. Según BME, el número de emisiones de warrants admitidas a negociación entre enero y diciembre de 2009 ascendió a 7.237. Una cifra que alcanzó los 104 millones de euros si se mira sólo al mes de diciembre y que redujo un 30.1% el número de negociaciciones respecto al mismo período del año anterior. Entre los futuros y opciones en el mercado de derivados en 2009 se alcanzó el máximo histórico en un año con 93.1 millones de contratos de Futuros y opciones, un 12% más que en 2008.

Pero sin duda la gran vencedora fue la deuda corporativa. Volúmen de 3.69 billones de euros que supone un récord anual y un incremento del 53.8% respecto al año anterior.  Un activo que también se cuelga la medalla de "guinnes" en el número de operaciones realizadas en el conjunto del año, que se elevó a 917.321, con un alza del 13.6% respecto a 2008.  El saldo vivo del mercado de Deuda Corporativa a finales de 2009 arroja una cifra de 870.981 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 6,3% respecto al existente un año antes.