La demanda mundial de energía, que este año registrará un descenso por primera vez desde 1981, recuperará pronto su tendencia al alza en cuanto la recuperación económica se concrete, mientras que en el caso del petróleo, cuya demanda bajará un 2,2% en 2009 tras caer un 0,2% en 2008, volverá a crecer en 2010 y se espera que aumente un 23,5% hasta 2030, cuando alcanzará los 105 millones de barriles diarios (mb/d), frente a los 85 mb/d en 2008, aunque por debajo de la anterior proyección de 106 mb/d, según refleja la última edición del Informe de perspectivas energéticas mundiales elaborado por la Agencia Internacional de la Energía (AIE).