La demanda de crudo mundial aumentará en 2010 en 1,7 millones de barriles al día, por encima de la previsión de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) de que este incremento se sitúe en 1,4 millones de barriles diarios, según un informe de previsiones de Morgan Stanley.
Este cálculo parte de una escasa aportación de los países de la OCDE al crecimiento de la demanda, de apenas 200.000 barriles diarios, y de una previsión de crecimiento económico mundial durante 2010 del 4%, frente al 3,1% manejado por el FMI. "Si el FMI revisa al alza su previsión económica, esperamos que la AIE haga lo propio con las previsiones de demanda" de crudo, afirma.

Sobre la evolución del precio del petróleo, el informe no hace precisiones concretas, pero asegura que "el mercado del crudo es sorprendentemente firme" y advierte que las condiciones actuales "son suficientes para que el mercado vuelva a prestar atención a los asuntos de suministro a largo plazo que contribuyeron al 'rally' alcista entre 2002 y 2008".

El mercado del petróleo, indica, ha iniciado el año "con fortaleza" debido a aspectos como las bajas temperaturas en la región del Atlántico, el consecuente aumento de la demanda, los flujos inversores "vibrantes" y los nuevos máximos de importación de crudo por parte de China. Pese a ello, "la demanda continúa débil en la OCDE".

Los analistas de Morgan Stanley citan como principales factores de influencia en la evolución futura del precio del crudo la expectativa de una mayor inflación mundial y la correlación entre petróleo y dólar. "El entorno macroeconómico sigue cambiando", añade el banco estadounidense.