La crisis financiera internacional y la desaceleración económica española han empezado a hacer mella en los cinco bancos por Internet que operan en España con ficha propia -Uno-e, Allfunds, Bancopopular-e, Openbank e Inversis-, que redujeron su beneficio conjuntamente un 25,6% hasta marzo. En esta clasificación no se incluye a ING Direct, que opera en España como sucursal del grupo ING y que no está obligado a presentar sus cuentas ante el Banco de España porque está supervisado por las autoridades holandesas.