El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, considera que 'va a haber pérdidas financieras sustanciales relacionadas con el problema de las hipotecas de riesgo'. Bernanke ha sugerido en la comisión del Senado estadounidnese que las pérdidas podrían llegar a un total de entre 50.000 y 100.000 millones de dólares.