La crisis que afronta aún el mercado inmobiliario estadounidense provocó un descenso del 35% en los ingresos de Lennar, y aumentó las pérdidas en su tercer trimestre fiscal desde los 89 mhasta los 171 millones de dólares. La comapñía constructora, en cambio, ha adelantado que si la estabilización económica continúa, regresará a los beneficios en 2010.