Wall Street, de nuevo, vuelve a recoger beneficios. Los datos macroeconómicos siguen ahogando los ánimos de los inversores que ven cada vez con más claridad las dificultades que vive la economía americana. Así, el Dow Jones de Industriales se deja un 0,36% hasta cotizar al borde de los 10.000 puntos, el S&P500 desciende un 0,45% hasta los 1.047 puntos mientras el tecnológico Nasdaq cede un 0,48% hasta situarse en los 2.112 puntos. Todo ello en una jornada en la que el barril de petróleo cotiza en el entorno de los 72 dólares, mientras que el euro-dólar se sitúa en 1,2643 unidades.
No hay consuelo. Los inversores de Wall Street siguen sin ánimo de salir de compras. Y es que las referencias macroeconómicas fuerzan la recogida de beneficios. Tras los decepcionantes datos de venta de viviendas anunciados durante la pasada sesión, hoy el mercado tiene que digerir el descenso del 4,9% de las solicitudes de préstamos hipotecarios en Estados Unidos, frente a los registrados durante la semana previa, según ha anunciado la Asociación de Banca Hipotecaria, o MBA. No obstante, mientras las solicitudes de préstamos para comprar viviendas cayeron por segunda semana consecutiva, la actividad de refinanciación de créditos se situó en un máximo de 15 meses.

Decepcionan también los pedidos de bienes duraderos en Estados Unidos que crecieron en julio mucho menos de lo esperado, a medida que los sólidos aumentos en los segmentos de aviones civiles y autos eran contrarrestados por los descensos fuera del sector del transporte. De este modo, los pedidos de bienes duraderos crecieron un 0,3% el mes pasado a un monto ajustado por factores estacionales de 193.020 millones de dólares, según ha dado a conocer el Departamento de Comercio.

Pese a este escenario macroeconómico, parece que la confianza general de los consumidores en Estados Unidos mejoró ligeramente la semana pasada, según una encuesta de ABC News publicada el martes por la tarde. El índice de bienestar del consumidor aumentó 1 punto a -44, en la semana anterior.

Dentro del ámbito empresarial, el mercado sigue recibiendo resultados empresariales. Las miradas se centran hoy en Toll Brothers que terminó el tercer trimestre de su año fiscal con una ganancia de 27,3 millones de dólares, la primera en casi tres años, después que los ingresos disminuyeran menos de lo anticipado por los analistas. Tras publicar resultados, los títulos de la compañía se anotan una subida superior al 2%.

En lo que respecta al sector financiero, números rojos. Citigroup pierde un 1,21%, Wells Fargo se deja un 1,92%, Bank of America cede un 1,03%, JP Morgan baja un 0,88% mientras Morgan Stanley se deja un 1,19%.