La bolsa norteamericana abrió la sesión en negativo. Y es que, motivos no le han faltado. El índice de confianza de consumidor en junio ha sido mucho peor de lo previsto, al situarse en los 50,4 puntos -sitúa la cifra en mínimos de 16 años-. Por otra parte, y ya “aburre”, el petróleo que continúa “muy caro” –el barril West Texas, por encima de los 138 dólares-. Además, el grupo de transporte UPS (-4,15%) ha hecho público un profit warning – ha rebajado en un 15,4% su anterior horquilla de previsiones para el segundo trimestre del año- y, en el sector financiero, Merrill Lynch ha rebajado sus previsiones para el beneficio por acción de JP Morgan (-0,92%) y también de Citigroup (--0,75%). Y, de fondo la decisión sobre tipos de interés que, mañana, hará pública la Fed. Así, en los primeros movimientos, apertura a la baja del principal mercado del mundo, el Dow Jones de Industriales recorta un 0,28% hasta los 11.808 puntos, el tecnológico Nasdaq cede un 0,27% hasta los 2.379 puntos, mientras que el selectivo S&P 500 se deja un 0,24% hasta los 1.314 puntos.
Los inversores cuentan ya, en esta jornada, con varias referencias. Por un lado, Redbook Research ha informado que las ventas de las cadenas minoristas en Estados Unidos descendieron un 0,7% durante las tres primeras semanas de junio frente al mes anterior -se esperaba que recortaran un 0,3%-. Y, por otro, el precio de las viviendas en las 20 mayores ciudades de EE UU cayeron un 15.3% en el mes de abril, según la encuesta que realiza S&P. El descenso del precio se acelera en abril frente a la caída del 14,4% que registró en marzo –frente al 16% que habían previsto los analistas-. La atención, no obstante, se dirige a la Fed que comienza hoy su reunión sobre política monetaria y que, mañana hará pública su decisión sobre tipos de interés. Aunque su presidente, Ben Bernanke ha expresado su preocupación por la inflación y la debilidad del dólar, los analistas creen que una subida de tipos no se producirá hasta el próximo mes de agosto, con lo que la tasa quedaría inalterada en el 2%. El crudo continúa siendo motivo de preocupación –el barril West Texas ha superado los 138 dólares – en una sesión en la que Chakib Jelil, presidente de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y, ministro del Petróleo de Argelia ha dicho que los elevados precios de esta materia prima no caerán a pesar de los esfuerzos de la organización –haciendo referencia a la decisión de Arabia Saudí de incrementar su producción-. Khelil, ha advertido, además, de que las "amenazas" a Irán sobre su programa nuclear pueden impulsar al alza el precio del crudo. El secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, ha advertido hoy –en México, donde se encuentra de viaje- de que esta escalada podría ampliar la desaceleración económica de Estados Unidos. El alto precio de los combustibles continúa dejándose sentir en las cuentas de resultados de las aerolíneas, con todo lo que ello implica. Así, en esta jornada, UAL Corp, la empresa matriz de la estadounidense United Airlines, ha anunciado, que para contrarrestarlo, planea despedir a 950 de sus pilotos, cerca del 15% de ellos, porque se prepara para reducir su capacidad doméstica. UA recorta un 2,46%. Y hablando de despidos, pero cambiando de sector, las pérdidas de empleos en las mayores firmas financieras de Estados Unidos podrían aumentar a 175.000 dentro de un año, lo que se sumaría a los 83.000 recortes registrados desde julio pasado, según ha señalado la red Bloomberg en su web, citando su propia compilación de las pérdidas de empleos actuales y predicciones de algunos ejecutivos encargados de reclutar personal. Por otra parte, el sector de la banca de inversión es noticia hoy también después de que Merrill Lynch (-1,85%) haya rebajado sus previsiones para el beneficio por acción de JP Morgan desde los 3,30 dólares hasta los 2,79 dólares para finales de 2008. La entidad retrocede un 0,92%. Por extensión, Citigroup cae un 0,75%, Bank of America sube un 0,46% y, Lehman Brothers recupera un 0,04%. Gráfico Dow