El Índice de Confianza del Consumidor del Instituto de Crédito Oficial (ICC-ICO) ha caído 6 puntos en agosto, hasta situarse en 86,5 puntos, frente a los 92,5 puntos del mes anterior, principalmente por la bajada del componente de la economía del país. El organismo explica que esta bajada podría reflejar el impacto negativo de las noticias relacionadas con la crisis financiera mundial, desatada hacia mediados de agosto ante el incremento de la incertidumbre respecto al alcance de las hipotecas de alto riesgo "subprime", pese a que los indicadores de la economía española son favorables. Sin embargo, en términos interanuales, la confianza del consumidor ha registrado un incremento de 1,8 puntos respecto a agosto de 2006.