La confianza del consumidor español subió medio punto en diciembre de 2011, hasta los 71 puntos, gracias a la mejor percepción de la población sobre la situación actual de la economía española y doméstica y del empleo.

Sin embargo, las expectativas a futuro de los consumidores empeoraron en el último mes del año 2011, según el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) publicado este martes por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

El indicador de situación actual escaló en diciembre hasta los 43,2 puntos, frente a los 40,6 puntos del pasado mes de noviembre, mientras que el indicador de expectativas bajó 1,6 puntos, hasta los 98,8 puntos, por las peores perspectivas sobre la evolución de la economía y del hogar, frente a una mejora en las expectativas sobre el empleo dentro de seis meses.